178,000 millones de lempiras en exenciones son “una bofetada para nosotros”

Tegucigalpa. Los 178,000 millones de lempiras en exenciones fiscales que desde el año 2011 se otorgan a la empresa privada, no han reducido la pobreza y más bien son “una bofetada” para nosotros.

Así lo aseguró Miriam Guzmán, ministra del Servicio de Administración de Rentas (SAR), tras indicar que lo anterior quiere decir que esos 178,000 millones de lempiras en exenciones han quedado en el bolsillo de algunos pocos.

Así reaccionó la funcionaria, luego que unos dirigentes empresariales sostuvieron que la enorme carga tributaria les impedía abrir fuentes de trabajo y que el pueblo hondureño saliera de la pobreza.

En ese sentido, Guzmán apuntó que este país, unas 10 empresas concentran cerca del 85% de la riqueza y la pregunta es qué hemos hecho para que la gráfica de la pobreza sea menor, sostuvo.

“Lo hemos repetido hasta el cansancio que esa es una responsabilidad compartida, pero diferenciada”, dijo.

Es decir, el Estado debe crear las condiciones y la empresa privada aportando para el desarrollo del país, sugirió.

Baile

Para Guzmán “cada quien habla del baile como le ha ido en él” y quizás algunos digan que les ha ido mal, porque la administración tributaria es seria y está realizando su trabajo.

La funcionaria comentó que para el bienestar y tranquilidad del país debemos ser bastante serios y cuidadosos en las expresiones que emitimos.

En ese sentido, rechazó que la empresa privada pague el Impuesto Sobre la Venta (ISV), pues por lo general, “lo que nosotros recibimos en un alto porcentaje de notas de crédito”.

Esas notas proceden de empresas que importan productos grabados, esas firmas tienen dos mecanismos, o bien lo llevan al gasto o solicitan la nota de crédito, refirió.

“De manera que es totalmente falso que las empresas estén absorbiendo en sus bolsillos el ISV”, reiteró la funcionaria en un foro televisivo.

Por otra parte, señaló que en el departamento de Cortés es en donde se experimenta un mayor crecimiento económico y actividad industrial muy importante, de manera que ahí se concentra la mayor recaudación tributaria.

Ese es un punto que no tiene nada que ver con aumentar la base de contribuyentes, pues la aduana la escoge el importador, aclaró.