319 kilos de cocaína incinerados por entes de seguridad