A cuatro años del fatal incendio no se hace justicia