Abarrotada la sala de emergencias del Mario Rivas