Abastecidos de sangre los principales hospitales públicos