¡Abuelo yo no me quiero ir! Exclamó la niña que ayer murió en el accidente del bulevar en Puente Alto

Muy consternado al momento de reclamar los cuerpos de su hijo y de su nieta, el señor Guadalupe Navarro exigió justicia para el culpable de haberle arrebatado la vida de su nieta y la de su hijo.

“Nuestra vida se ha complicado, que no esperábamos; pero como le digo, siempre las cosas suceden y tenemos que conformarnos. Pero sobre esto queremos algo especial, que no vaya a quedar esto como siempre ha sucedido, que no quede impune”, exigió don Guadalupe.

Denunció que un gran número de motoristas de rastras conducen en estado de ebriedad. “Y así no respetan a nadie, como trabajan para los dueños de empresas, a ellos no le interesa la vida de nadie. A mi hijo no le hubiera tocado eso que le tocó; pero como sabe las situaciones, verdad, las cosas que suceden, pues nosotros esperamos justicia, solo eso”, exigió.

Recordando los últimos momentos que vivió con su nieta, entre sus ojos anegados por las lágrimas, narró que fue cuando la niña llegó a despedirse de él porque su papá había llagado a traerla para el reinicio de clases, pero que a él le parece que fue como si la pequeña Génesis presintiera la desgracia, porque no se quería ir.

“La niña presentía y me lo decía ella que no quería venirse. ‘abuelo’, dijo ella llorando, ‘vengo a decirle que me defienda porque yo no me quiero ir, es que yo no sé, a mi aquí me gusta para vivir’. Y entonces le dije yo, mama, pero mi’jo por eso vino porque ya va a empezar la escuela para irla a matricular, por eso yo lloré cuando se montó en la moto, ya la vi yo un poco triste, bastante ya como que presentía que iba haber algo sobre ella”, relató con manifiesta amargura por el trágico suceso que ocurrió poco después.