Bartolo Fuentes: “He salido de Honduras porque la presecución política amenza mi seguridad.”

140

Bartolo Fuentes abandona el país por temor y esto fue lo que publicó en su facebook.

Este martes 30 de octubre he salido de Honduras hacia El Salvador por la Aduana de El Amatillo. Cuando me formé en la fila, el empleado de migración que aquí publico se salió de su oficina y vino a tomar fotos a las personas que acompañaban y a mi.

Cuando llegué a la ventanilla para hacer el chequeo de salida me atrasaron el trámite porque aparecía una alerta de salida en la computadora.

Las dos acciones me parecen de intimidación y parte de la persecucion en mi contra.
Por orientaciones de los organismos de derechos humanos he decido abandonar temporalmente el país.
Según información extraoficial, el gobierno ya entregó un expediente al Ministerio Público (Copias de articulos periodísticos, publicaciones de redes sociales y declaraciones de funcionarios gubernamentales) y aceleradamente buscan la minima excusa para librar un requerimiento fiscal y conseguir una orden de captura.
Sin pruebas y sin fundamento; pero quieren ponerme tras las rejas para mostrar al gobierno de los Estados Unidos su “eficiencia en combatir la migración irregular” que swgun ellos promuevo. Otro recurso propagandístico para las elecciones del 6 de noviembre en los Estados Unidos.
He ingresado en El Salvador haciendo todos los trámites legales y de manera personal, sin la intermediación de ningún organismo o personas del gobierno salvadoreño.
Me voy, pero sigo en la lucha a favor de los derechos de las personas y particularmente de los migrantes.
Ya he dejado firmado poder para dos competentes abogados solidarios que presentarán querella ante los tribunales contra quienes me han difamado y calumniado desde sus altos cargos en el gobierno.
Quiero que paren su camapaña de odio que me pone en riesgo a mi y a las personas cercanas.
No es posible que los corruptos persigan a los inocentes, ellos tienen el dinero y la fuerza, nosotros la razón y la justicia. Vencerá la verdad.
Bartolo Fuentes