Bélgica gana en la agonía a una luchadora Japón 3-2

156

Bélgica cumple los pronósticos y está en cuartos del Mundial de Rusia tras vencer a Japón por 3-2, pero con más apuros de los previstos. Los pupilos de Roberto Martínez tuvieron que remontar un 0-2 adverso en menos de 45 minutos.

La ganadora se medirá el próximo viernes 6 de julio, en horario de las 20:00 horas de la península, a la pentacampeona Brasil, que apeó en su partido de octavos a México (2-0).

El partido resultó un monumento al fútbol, aunque primero tuvieron que pasar 45 minutos de tanteo, de juego táctico y pocas ocasiones.

Los pupilos del español Roberto Martínez llevaron la iniciativa desde el primer minuto, pero no encontraron la manera de perforar la portería de Kawashima gracias a la disciplinada táctica defensiva nipona.

Los hombres dirigidos por Akira Nishino apenas tuvieron dos ocasiones en la primera parte, pero avisaron de su peligro por medio de Inui, el mejor de los suyos, y un error de Courtois que casi se mete el balón en su portería antes del descanso.

En la reanudación comenzó la fiesta; lo que parecía un partido aburrido y condenado a la prórroga, se convirtió en un verdadero monumento al fútbol.

Empezó en el minuto 48 con un gol de Haraguchi a la contra, una contra que inició Inui y contó con la complicidad de Vertongen en un balón que parecía fácil para el defensa.

Los ‘diablos rojos’ se veían deslumbrados por el ‘sol naciente’ japonés y en apenas cuatro minutos encajaban el segundo, obra del bético Inui en un movimiento que recordó al de Modric contra Argentina.

Heroica reacción de Bélgica

Ahí empezó la reacción belga. Los intentos de Lukaku por fuerza bruta en la primera parte dieron paso a un vendaval en el que los centroeuropeos encontraron la manera de hacer daño casi más a la contra o de balón parado que de jugada de toque.

Arriesgaron los de Roberto Martínez y encontraron el primer premio tras un barullo de saque de esquina, en el que Vertongen se redimió elevándola de cabeza por encima de Kawashima (minuto 69).

Apenas cinco minutos después llegó el empate, de nuevo en la prolongación de un córner y esta vez con un centro templado de Hazard a la cabeza del recién ingresado Fellaini (minuto 74).

Y el caso es que Japón no se rendía, con un inspiradísimo Inui y el refresco de Honda, que mandó un aviso de falta directa al filo de los 90 minutos al que respondió bien Courtois. Poco antes se había lucido Kawashima ante una doble ocasión de cabeza de Chadli y Lukaku.

Todas las señales invitaban a pensar en la prórroga, cuando una contra de libro bien llevada por De Bruyne encontró el fruto. El del Manchester City abre a Meunier, que centra desde la derecha al punto de penalti, deja pasar Lukaku y Chadli remata ante un Kawashima ya batido.

Con partidos así se escribe la historia de los Mundiales, aunque tal vez lo hagan selecciones que posteriormente no toquen la gloria.