El papa lamenta muertes por volcán en Guatemala

245

El papa Francisco expresó el martes su pesar por las víctimas por la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala y dijo que está rezando por sus familias y por los equipos de rescate que tratan de ayudar a los sobrevivientes.

Francisco envió un telegrama de condolencia en el que dijo estar “profundamente apenado” tras enterarse del alto número de víctimas y el “significativo número” de habitantes de la zona que sufren las consecuencias de la erupción.

Según el texto en español de la carta papal dirigida al nuncio apostÓlico en Guatemala, Nicolas Thevenin, elpapa dijo que quería expresar su consuelo “a los familiares que lloran la pérdida de sus seres queridos”, así como su “cercanía espiritual a los heridos y a los que trabajan denodadamente en auxiliar a los damnificados”.

Las autoridades guatemaltecas situaron el número de muertos en 69, pero las autoridades dijeron que solo 17 han sido identificados hasta el momento porque el intenso calor de los desechos volcánicos dejó a la mayoría de los cuerpos irreconocibles.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología informó que el coloso estaba emitiendo de 8 a 10 explosiones moderadas por hora el martes por la mañana, aunque el nivel de la actividad es muy inferior al del domingo.

Esa erupción tomó desprevenidos a los residentes de aldeas montañosas y muchos tuvieron poco o nada de tiempo para ponerse a salvo.

El volcán ha estado en erupción desde 2002.

El secretario general de la ONU António Guterres trasladó el lunes su solidaridad a Guatemala tras la devastación causada por la erupción del volcán de Fuego y dijo que la organización está lista para apoyar los trabajos de rescate y asistencia.

Guterres se declaró “profundamente entristecido por la trágica pérdida de vidas y los significativos daños” causados por la erupción de este domingo.

A través de su portavoz, Stéphane Dujarric, el diplomático portugués trasladó sus condolencias a las familias de las víctimas y al Gobierno y el pueblo guatemalteco.