Empresario mexiquense da trabajo a 12 migrantes centroamericanos

117

Un empresario mexiquense fue al albergue de la Magdalena Mixhuca  a ofrecerles trabajo a los migrantes.

Se queja de que los mexicanos no le cumplen. Doce de ellos aceptaron y se fueron con él.

“A este joven lo voy agarrar de chofer, tú que manejas diles”, señaló Arturo López Díaz, empresario del Estado de México.

“Yo era trailero”, respondió el hondureño.

-¿Quién sigue? Los albañiles.

“Veo a la gente muy necesitada de trabajo y yo busco empleados, yo soy el patrón directamente de mi empresa”, dijo Arturo López Díaz.

El empresario mexiquense Arturo López Díaz acudió este martes al albergue del centro deportivo de la Magdalena Mixhuca para ofrecerles empleo de albañiles, choferes, mecánicos y peones de campo.

“Soy empresario de varias actividades, entre ellas el transporte de agua, aquí, en la Ciudad de México soy constructor, tengo empresas en los estados de Morelos y Michoacán para la cría y engorda de ganado bobino, equino, porcino, yo requiero alrededor de unas 15, 20 personas.

-¿Quieres quedarte a trabajar aquí en México?

“Si dios lo permite sí me quedo, porque lo que yo no quiero es regresar a mi país, porque allá el trabajo es botado, no nos pagan bien y es más lo que se mata uno allá que lo que gana”, dijo Carlos Humberto Villanueva Castellanos, migrante hondureño.

-¿Cuánto les ofreció pagar?

“Un sueldo, dependiendo del trabajo que uno haga y es algo justo pues”, comento José Orlando Zapata Maldonado, migrante hondureño.

Personal de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México alertó a los migrantes de los riesgos que podrían correr si abandonaban el albergue.

“Nosotros entendemos que necesitan trabajo y que aquí también puede haber gente que necesita de ustedes, pero hay que hacerlo legalmente. Yo no puedo responder, imagínate te digo, si vete, pero al rato, dios no lo quiera, estés en otras condiciones, que no te localicen”.

“Aquí no les hablo con mentiras les ofrezco un trabajo digno y bien remunerado conforme a las leyes mexicanas”, sostuvo el empresario Arturo López Díaz.

De los 18 migrantes hondureños que pidieron empleo, únicamente 12 se fueron con el empresario mexiquense.

Al resto, otros integrantes de la caravana y coordinadores del albergue no los dejaron marcharse.

Luego de 24 días de permanecer en la caravana, los hondureños pasaron su primera noche con su empleador en la zona conurbada con la Ciudad de México; se les acompañó para verificar a dónde los llevaban.

“A nosotros nos gusta trabajar porque nuestras familias están pidiendo ya que necesitan leche nuestros hijos, nuestras mujeres necesitan dinero, por eso estamos acá”, recordó Jhony Gabriel Córdova Matamoros, migrante hondureño.

Les dieron de cenar y quedaron a la espera de ser colocados en los centros de trabajo.

“Al menos yo, si Dios lo permite, si me toca 20 años trabajar con el hombre, trabajo, lo que yo no quiero es volver a mi país porque allá no hay futuro”, aseguró Carlos Humberto Villanueva Castellanos, migrante hondureño.

Con información de Fátima Monterrosa y Víctor Olvera.

Fuente: Noticieros Televisa