“Hay cura”, padres hondureños buscan en Estados Unidos el milagro para su hijo con cáncer

129

“Sí, hay cura”, se repite una pareja de migrantes hondureños que marcha hacia Estados Unidos, en una desesperada búsqueda por tratamiento para su pequeño de seis años que sufre un cáncer terminal.

María Argentina Paz y Rodrigo Villanueva forman parte de la caravana migratoria que partió el 13 de octubre, y ahora recorre México tras cruzar la frontera guatemalteca de Tecún Umán.

La esperanza por encontrar una cura para su hijo, Mery Sair, los alienta a seguir hacia territorio estadounidense a pesar de los peligros de la caminata.

“En Honduras solo lo mantienen con quimioterapia y pastillas, pero la enfermedad es progresiva porque no la han podido detener”, cuenta Paz. En Estados Unidos “hay cura, han hecho investigaciones y ya lo están tratando y, sí, hay cura”, señala esperanzada.

Aunque siguen creciendo, los tumores en el pie y brazo derecho de Mery Sair no le impiden caminar. Su tapabocas de diseños infantiles cubre casi todo su rostro. Por la enfermedad, ya perdió el ojo derecho.

En su natal Omoa (norte de Honduras), su familia quedó a cargo de otros tres hijos de la pareja. El mayor de nueve años ya había sido sometido a una exitosa operación en el corazón hace un tiempo.

Atrás también dejaron la pobreza. “Solo alcanza para arroz, frijoles y la renta porque todo está caro, no puede uno. Entonces solo queda emigrar por la salud de él”.

Tras los tratamientos con quimioterapia, al niño “le dolía el estómago por el hambre y quiere comerse una manzana o un banano y uno no tiene dinero para poder comprar. Duele no poder” alimentarle, dice esta madre al borde del llanto.