Pekín asegura no tener miedo de los cazas de EE.UU

119

Ningún barco o avión militar puede infundir miedo a China ni cambiar su determinación de proteger su territorio, declaró el Ministerio de Exteriores del país asiático después de que dos bombarderos B-52 de la Fuerza Aérea estadounidense sobrevolaran un área cercana a las disputadas islas Spratly, en el mar de China Meridional.

En una conferencia de prensa, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, afirmó que estaba esperando a que EE.UU. aclarara si el envío de “este tipo de armas ofensivas” al Mar de China Meridional cuenta como una forma de militarizar la región, una acusación recurrente de Washington hacia Pekín.

“China no tendrá miedo de ningún barco o avión militar. Daremos con mayor firmeza todos los pasos necesarios para defender la soberanía y seguridad del país, para proteger la paz y la estabilidad de la región del Mar de China Meridional”, destacó Hua, citada por Reuters.

Por su parte, Washington no tiene intención de cesar sus operaciones en esta área marítima a pesar de que Pekín las condene como “infracciones serias” de su soberanía, afirma Christopher Logan, teniente coronel del Cuerpo de Marines y portavoz del Departamento de Defensa estadounidense.

El pasado 27 de mayo, el destructor de misiles USS Higgins y el crucero de misiles USS Antietam navegaron a una distancia inferior a 12 millas náuticas de varios islotes que China reivindica. Pekín tachó esa acción de “provocación” y envió varios buques y aviones a la zona para obligarlos a retirarse.