Registran más de 190 réplicas tras poderoso sismo de 7.0 en Alaska

126

Terremotos consecutivos de magnitud 7.0 y 5.7 causaron daños el viernes edificios y carreteras de Anchorage (Alaska) y zonas aledañas, provocando que las personas salieran a las calles y desencadenando brevemente una alerta de tsunami para las islas y zonas costeras aledañas. Posterior a ello, no cesa de temblar en la zona afectada: el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) informó la mañana de este sábado que se han producido 194 réplicas desde entonces.

Por fortuna, no se registró ningún maremoto ni se presentaron reportes inmediatos de muertes ni heridos graves.

El epicentro del primer terremoto, el más poderoso, se registró a unos 12 kilómetros (7 millas) al norte de Anchorage, la ciudad más grande del estado con unos 300,000 habitantes, indicó el USGS. Mucha gente salió corriendo de sus oficinas o se guareció debajo de los escritorios. Minutos después se registró una réplica de 5.7, seguida de varios movimientos de menor magnitud.

“Nos aferramos el uno al otro. Ni siquiera era posible ponerse de pie”, dijo Sheila Bailey, quien estaba trabajando en la cafetería de una escuela secundaria al momento del terremoto. “Sonó y se sintió como si la escuela se estuviera desbaratando”.

Un gran tramo de una rampa de salida de una carretera cercana al aeropuerto de la ciudad se desplomó, dejando varado a un automóvil en una estrecha isla de pavimento rodeada de profundas grietas en el concreto. Varios vehículos chocaron en una importante intersección en Wasilla, al norte de Anchorage, durante el terremoto.

El jefe de policía de Anchorage, Justin Doll, dijo que se le informó que partes de la Autopista Glenn, una vía panorámica que recorre el noreste entre granjas, montañas y glaciares “desaparecieron por completo”. El tránsito en los tres carriles para salir de la ciudad iba sumamente lento y quedó prácticamente detenido la tarde del viernes, mientras que los vehículos de emergencia transitaban por el arcén.

Las sacudidas destrozaron ventanales, derribaron objetos de repisas, abrieron grietas en un edificio de dos pisos en el centro de Anchorage, interrumpieron el servicio eléctrico e inhabilitaron los semáforos, causando problemas de tránsito. El terremoto provocó que un hombre fuera arrojado de la tina.