Segunda caravana de migrantes hondureños ya cruza territorio guatemalteco

225

Los hondureños fueron atendidos por voluntarios, quienes les proporcionaron comida, agua, medicina y ropa para que continuaran su viaje en busca de acercarse a la frontera de Guatemala y México. 

Rossy Guerra, coordinada de Casa Abel, manifestó: “duele ver a niños y ancianos que viajan en compañía de sus familiares. Les dimos cena y desayuno para que tengan fuerzas en ese viaje peligroso, pero ellos aún guardan la esperanza de tener una mejor vida en Estados Unidos”.
Esta mañana el grupo se dividió rumbo a la frontera con México, informaron fuentes locales. Algunos hondureños explicaron que buscan unirse a la primera caravana, la cual se encuentra en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México.

Irvin Salguero, hondureño, comentó que se dividirán en dos grupos, el primero viajará rumbo a Petén, y el otro, a la capital. “Guatemala es el único país que nos ha apoyado en el viaje y el pueblo de Honduras se los agradece. Si me deportan vuelvo a irme a Estados Unidos, porque en mi país quedarse es una sentencia, porque las pandillas te quitan la vida o mueres porque no tienes alimento”, señaló Salguero.

Puesto de control

La caravana de migrantes traspasó un control policial luego de dialogar con las autoridades. El puesto de control, instalado en el kilómetro 171 de la carretera hacia Chiquimula, estaba integrado por agentes de la Policía Nacional Civil, Ejército y personal de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, con el fin de disuadir a los caminantes.

Pero los migrantes, que habían pasado la frontera de Agua Caliente, Honduras, consiguieron eludir el retén tras dialogar con las autoridades, según indicó la directora de Comunicación Social de la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala, Lesvia Salguero.