Sospechoso de decapitar a jugador del Sao Paulo: “Estaba encima de mi esposa mientras ella pedía auxilio”

164

Edison Brittes Jr, principal sospechoso del asesinato de Daniel Correa, rompió su silencio y dio su particular versión de los hechos en la fiesta de cumpleaños de su hija.

“Cuando abro la puerta, estaba encima de mi esposa mientras ella pedía auxilio. Lo que hice fue lo que haría cualquier hombre, porque la mujer que estaba allí no era mi esposa. Eran todas las mujeres de Brasil. Podía ser su hija, su hermana, su madre, su esposa. En ese momento era mi esposa, Cris, con la que llevo casado 20 años. La mujer a la que he dedicado mi vida, que siempre me amó y respetó”, espetó en una entrevista para ‘TV Bandeirantes’.

En este sentido, Edison Brittes Jr quiso enfatizar en su defensa: “Los medios dicen muchas cosas. Mi esposa nunca tuvo nada con Daniel y tampoco con mi hija. Siempre hay rumores, pero la verdad aparecerá. Si hice lo que hice, quiero que todos los que me estáis viendo penséis qué haríais para mantener la integridad moral de vuestra familia y ayudar a una mujer pequeña y frágil”.

“Le quité de encima de mi esposa, le arrojé al suelo y evité que fuese violada por ese monstruo canalla”, redundó un empresario brasileño que no confesó ser el autor del asesinato del jugador de Sao Paulo, al que también le habían cortado los genitales.

Asimismo, la hija de Edison Brittes que celebraba su cumpleaños en la casa mantuvo el hilo de su padre: “Estábamos en la zona de la fiesta y subí a la habitación para irme a dormir con una amiga. Unos segundos después empezamos a escuchar gritos. Cuando abrimos la puerta estaba encima de mi madre intentando violarla”.

“Todo el mundo quería atacarle porque mi madre gritaba y él no decía nada. Le conocí hace menos de un año, pero no tuve relación con él”, sentenció para zanjar los rumores, mientras algunos testigos afirman que Brittes y el resto de implicados iban armados con un cuchillo y metieron al futbolista en el maletero de un coche que está siendo investigado.

Entretanto, fuentes policiales aseguran que Daniel Correa le advirtió a un amigo por Whatsapp que se iba a “comer a la madre de la cumpleañera” y, posteriormente, presumió de ello enviándole varias imágenes con Cristiana Brittes: “Me la comí”.