Uniforman al niño Dios para que le gane México a Alemania

595

La religión y el fútbol coinciden en momentos importantes y ante el próximo encuentro entre las selecciones de México y Alemania la afición mexicana ya acude a iglesias, templos, catedrales y altares para pedirle a sus santos que ayude a los suyos este domingo. Lo que piden es simple: que gane la escuadra tricolor: verde, blanco y rojo ante la campeona del mundo: Alemania.

Es en la parroquia de San Gabriel Arcángel del Santo Niños de los Milagros o mejor conocida como el Niño futbolista, donde la afición ha llegado en el poniente de la ciudad de México para pedirle al niño Dios que ayude a ganar al seleccionado mexicano en su primer encuentro durante el domingo en el Mundial.

La figura milagrosa ya fue uniformada con la playera de visitante de la selección mexicana. Es una playera blanca con vivos en guinda o vino y el número 2 en el pecho a un costado del escudo de la Selección Mexicana.

En cada justa mundialista o torneo importante, los fieles católicos llegan a la parroquia en el barrio de Tacuba para vestir al niño Dios, les llevan ofrendas y veladoras con tal de conseguir el milagro y que en el campo haya una fuerza mayor y espiritual que le dé ventaja a los 11 futbolistas mexicanos.

La tradición del niño futbolista surgió en el mundial de 1986 cuando México fue sede del Mundial que tuvo que rechazar Colombia. La parroquia tuvo que ser remozada porque sufrió algunos daños luego del sismo de 1986, un par de meses después de la justa mundialista. Desde entonces, la parroquia se llena de fieles y de plegarias para que gane la selección mexicana.

Si vas a la parroquia, sus puertas están abiertas desde las 7 de la mañana a las 2 de la tarde y reabre a las 4 de la tarde y cierra a las 6.