Algunos sampedranos ya disfrutan del verano