Alimentos que pueden ser cancerígenos

La carne transformada

¿Con frecuencia consumes carne transformada como salami, tocino, salchichas…? Sin querer alarmarte te aconsejamos que revises tu menú.

La Organización Mundial de la Salud analizó 10 estudios científicos y demostró que el hecho de consumir tan sólo 50 gramos de carne transformada al día es suficiente para aumentar en un 18% los riesgos de desarrollar un cáncer colorectal.

La carne roja

¡Es difícil no salivar ante un buen y jugoso pedazo de carne! Aunque es deliciosa, la carne roja esconde un obscuro secreto.

Según el mismo estudio de la OMS, las personas que consumen diariamente 100 gramos de carne roja tienen 17% más riesgo de desarrollar cáncer colorectal.

Para alejar esa posibilidad sólo hay que disminuir el consumo diario de carne roja o transformada. Puedes alternarla con leguminosas o con tofu, por ejemplo.

La carne demasiado cocida

Algunas instituciones de salud recomiendan cocer la carne para evitar atrapar ciertas enfermedades. Pero no hay que cocerla demasiado, pues se aumenta el riesgo de desarrollar cáncer.

Cuando la carne se cuece demasiado o se quema en la parrilla, se producen hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), un grupo de substancias cancerígenas.

La cocción al vapor o al horno disminuye la producción de HAP.

Las bebidas calientes

¿Te gusta el café, el té, la sopa…? Antes de tragarlos asegúrate de que no estén demasiado calientes. Según la Agencia de Investigación sobre el Cáncer de la OMS, el hecho de beber líquidos más calientes que 65 grados Celsius aumenta los riesgos de tener cáncer de esófago.