Alto presupuesto en seguridad y poca inversión social