AMPLIAMOS: Opositores hondureños protestan y bloquean calles en aniversario del gobierno

Opositores bloquearon vías en diferentes zonas de Honduras en la llamada protesta de “chalecos rojos”, al cumplirse este domingo un año de la toma de posesión del presidente Juan Orlando Hernández.

Ondeando banderas rojo y negro y algunos vistiendo chalecos, grupos de simpatizantes del izquierdista partido Libertad y Refundación (Libre), coordinado por el derrocado presidente Manuel Zelaya (2006-2009), incendiaron neumáticos en carreteras en una docena de los 18 departamentos del país.

Al grito de “Fuera JOH (Juan Orlando Hernández)”, los manifestantes, portando mantas y pancartas con esa leyenda, fueron sitiados por contingentes policiales que los desalojaban, aunque se trasladaban a otros sitios para hacer las hogueras.

“El pueblo necesita un gobierno justo, no una dictadura”, afirmó Zelaya a periodistas dentro de un bus del transporte público, junto con otros simpatizantes en la colonia San Miguel, este.

Aseguró que las protestas se llevaban a cabo en barrios de la capital y otras ciudades porque “como avispas empezamos a crear una escalada de movilizaciones hasta que lleguemos a un paro nacional hasta que caiga la dictadura”.

En la capital, los bloqueos se extendieron a la salida del norte, que conduce a San Pedro Sula, la segunda ciudad del país; a la carretera del sur, que comunica con las fronteras con El Salvador y Nicaragua; y la del este, que también enlaza con Nicaragua.

En la salida del norte, un pequeño grupo de manifestantes se dispersó al llegar decenas de policías que desplazaron los neumáticos encendidos de la vía hacia la orilla, donde vecinos los apagaban con baldes de agua.

Hernández asumió el 27 de enero del 2018 después de ser reelegido en unas controversiales elecciones en las que una alianza opositora coordinada por Zelaya denunció fraude y salió a manifestar en reclamo de la victoria de su candidato, el popular presentador de televisión Salvador Nasralla.

El tribunal electoral declaró ganador a Hernández casi un mes después de celebrados los comicios, en medio de las protestas también debido a que la Constitución prohíbe la reelección, pese a lo cual lanzó su candidatura por el derechista Partido Nacional (PN, derecha) tras una interpretación del poder Judicial controlado por el oficialismo.