Apenas aprobaron los matrimonios gay en Florida y las oficinas se abarrotaron

Catherina Pareto y Karla Arguello fueron la primera pareja de mujeres en contraer matrimonio en la corte Miami, poco después de que quedara oficialmente eliminada la prohibición de la unión igualitaria en el estado de Florida. «¿Trajeron anillos?», preguntó la jueza Sarah Zabel, una vez que las novias afirmaron sus votos.

«Los llevamos puestos desde hace 15 años», respondió Arguello, rodeada de familiares, amigos, cámaras de televisión y otras tres parejas que habían aguardado durante décadas por su derecho a casarse. Con esta ceremonia, Florida se ha convertido en el estado número 36 del país en reconocer la unión legal entre parejas del mismo sexo.

«Finalmente Florida se une al gran número de estados que nos reconoce como una familia con todos los derechos, como pareja, con la misma protección e identidad legal de otra pareja casada tendría. Hemos esperado demasiado, hasta que se ha hecho justicia», ha dicho Arguello a la salida de la corte, tomada de manos con su esposa Carla.

El matrimonio igualitario había sido expresamente prohibido en Florida mediante una enmienda a la Constitución aprobada en 2008 por el 62% de los electores del Estado.

En agosto de 2014, el juez federal de distrito, Robert Hinkle, estableció que semejante norma era inconstitucional, pero la sentencia fue sometida entonces a un largo proceso de apelaciones que culminó este lunes a la medianoche con el levantamiento oficial de la prohibición.

Doce horas antes de que se cumpliera el lapso previsto, al mediodía de lunes, comenzaron a celebrarse las primeras bodas en el condado de Miami-Dade.