Arranca la cuenta atrás: ¿Cómo funciona la tecnología que pronostica fechas de muerte?

Varios científicos y empresarios desean predecir el futuro y uno de ellos, el genetista alemán Steve Horvath, planea llevarlo a cabo con su proyecto DNAm GrimAge, informa el portal Medium.

Con esa iniciativa, que ya ha despertado el interés del sector asegurador, este profesor de Genética Humana en la Escuela de Medicina de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA) pronostica cuánto tiempo de vida le queda a una persona.

Horvath desarrolla su ‘reloj biológico’ desde hace casi una década y el año pasado ya propuso medir la edad humana a base de tejidos, piel y sangre, mecanismos que tenían un error promedio de 3,6 años.

‘Corrosión’ del ADN

El proyecto se basa en la metilación, pero este bioestadístico compara el proceso con la corrosión. Con el tiempo, uno o más radicales de metilo deterioran nuestro ADN y aceleran el proceso de envejecimiento. Steve Horvath y su compañero Ake Lu realizaron mediciones de las zonas afectadas en muestras de sangre de personas muertas, el programa GrimAge procesó esos datos y mostró la fecha de su fallecimiento que, en muchos casos, se aproximó a la verdadera.