Asfixiado por el chavismo, diario ‘El Nacional’ para sus rotativas

La grande y moderna sala de redacción tenía tiempo ya acusando las secuelas de la crisis. Cada vez más vacía, ya no era tan ensordecedor el tecleo hacia las 5 de la tarde, y cada edición del diario se hacía más delgada.

Desde hace al menos ocho años, ‘El Nacional’ fue reduciendo el número de páginas, estirando al máximo el poco papel que podía comprar o conseguir luego de que el régimen chavista centralizó toda la venta de papel prensa del país y solo vendía a quien quería. Esto es, a quien sigue el guion oficial.

‘El Nacional’ nunca lo hizo y fue pagando las consecuencias. El 19 de agosto de este año anunció que dejaría de circular impreso los días lunes y sábados, generalmente de menor lecturabilidad, preludio de la decisión de dejar las imprentas, cuando por primera vez en 75 años y por tiempo indefinido no saldrá a los quioscos, a las calles de los venezolanos.

Se apaga así el último bastión de la gran prensa escrita del país, pues ‘El Nacional’ es el único diario de circulación nacional crítico e independiente que quedaba en el país tras la sistemática andanada que, desde hace al menos 15 años, emprendió la ‘revolución bolivariana’ contra los medios de comunicación.

Oficialmente, ‘El Nacional’ se despide de su versión impresa momentáneamente, enfilando y refinando sus esfuerzos para su versión digital, el-nacional.com, una de las de mayor lectoría en el país. En su última editorial impresa -por ahora- queda la promesa del futuro. “El Nacional no puede abandonar el campo de batalla ni batirse en retirada”.

En ese camino han sido desmontados, cerrados, censurados o vaciados de su línea editorial, por lo menos, 99 estaciones de radio y televisión, así como 33 diarios, más de 50 periodistas perseguidos judicialmente, sin contar la cantidad de otros tantos que, en pleno ejercicio, han sido atacados y golpeados por las autoridades.