Así ha quedado el puerto de Beirut tras las dos explosiones

- Publicidad -spot_img

La enorme humareda rojiza que se elevó de un descollante depósito de color blanco del puerto se extendió sobre algunos de sus barrios mientras los edificios casi se tambaleaban hasta el extremo de que Viviane Edde, prestigiosa periodista libanesa que habita en la calle Monot, creyó por un momento que se trataba de un terremoto. “Vi desmoronarse el tejado de una iglesia paredaña, todo se hizo añicos en mi casa, porcelanas, cristales, se descoyuntaron las puertas, dos de mis vecinas quedaron heridas por la fuerza de la explosión, que las lanzó al suelo. El humo no me dejaba respirar. También tuve miedo de que fuese un bombardeo. Sabes que vivimos bajo el miedo de un ataque de Israel, avivado estos últimos días con los incidentes fronterizos”.

- Publicidad -

Al iluminarse el cielo con la gran llamarada escarlata que emanaba de la explosión de los destartalados muelles de Beirut, estaba a punto de abrir la puerta de mi casa. El radio de la explosión me hizo recordar, irremediablemente, aquella que, en el año 2005, provocó el espectacular atentado contra el que había sido primer ministro Rafiq al Hariri, cuyo tribunal especial de La Haya está ahora a punto de dictar veredicto sobre quiénes fueron los autores del magnicidio, que en aquellas jornadas se suponían vinculados a Siria y a Hizbulah.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

Boletín Informativo

Suscríbase para recibir nuestro contenido más reciente.

    No le enviaremos spam. Puede darse de baja en cualquier momento.

    Ultima Hora

    ACTUALIDAD

    - Publicidad -spot_img