Asocian el insomnio y la apnea del sueño con el riesgo de un Accidente Cardio Vascular

108

Las personas con trastornos del sueño como la apnea del sueño, el insomnio o el síndrome de piernas inquietas, no se recuperan de un Accidente Cerebro Vascular (ACV) adecuadamente y tienen riesgo de sufrir un segundo infarto cerebrovascular, según una revisión de la literatura médica.

Los autores consideran que habría que pesquisar esos trastornos en las personas que tuvieron un ACV o un accidente isquémico transitorio (AIT).

“Conocemos ya desde hace años desde la neurología que las alteraciones respiratorias son un factor de riesgo de ACV”, dijo el coautor, doctor Dirk M. Hermann, del Hospital Universitario de Essen, Alemania.

“El sueño es un restaurador del cerebro y es importante para almacenar durante la noche la información reunida, lo que explica porqué las alteraciones del sueño influyen tanto en la recuperación de un ACV”.

Pero en el tratamiento y la recuperación del ACV, el tratamiento de los problemas agudos tiende a predominar sobre
los estudios del sueño, según comentó Hermann.

En 29 estudios de lo que llamamos trastornos respiratorios del sueño, como la apnea del sueño, los autores hallaron que los problemas respiratorios preceden al ACV y suelen estar asociados con los infartos cerebrovasculares que ocurren durante el sueño, según publica el equipo en Neurology.

El insomnio es común en las personas que superan un ACV y en la mayoría de los casos, también era un problema antes del ACV.

En dos estudios, más del 10 por ciento de los sobrevivientes desarrollaron el síndrome de las piernas inquietas al mes del ACV. Esos pacientes eran más propensos que el resto a tener diabetes.

Más de la mitad de los pacientes con un ACV tenía algún trastorno respiratorio del sueño, como la apnea del sueño, antes del ACV y el tratamiento con CPAP redujo el riesgo de recaídas y mejoró la recuperación.

Para los autores, a las personas que padecen un ACV se les deberían hacer estudios para detectar los trastornos del sueño e indicarles un tratamiento para la apnea del sueño. Hay menos evidencia de que el tratamiento de los trastornos del sueño y la vigilia, como el insomnio o el sueño excesivo, favorezca la recuperación del ACV.