Aun hay huellas del golpe