«Caja chica del hermano» debe poner las barbas en remojo a funcionarios