«Caos» por un empleo en San Pedro Sula