Capitalinos respiran aire contaminado por incendios