Casi 600 heridos, 200 detenciones, daños… Las cifras de una semana de disturbios

Las protestas iniciadas el pasado lunes por la sentencia del procés han provocado una semana de caos en varias zonas de Barcelona y disturbios que han dejado en Catalunya unos 600 heridos, más de cien detenidos, 28 encarcelados y daños que superan los 2,5 millones de euros.

Hasta este domingo, ya séptimo día de protestas, las fuerzas de seguridad han practicado en total 194 detenciones –154 los Mossos d’Esquadra, 32 la Policía Nacional y 8 la Guardia Urbana de Barcelona– en los disturbios de esta semana en Catalunya, según datos facilitados este domingo por el ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska.

De ellos, 104 detenidos han pasado hasta hoy a disposición judicial, de los que 28 han ingresado en prisión provisional sin fianza –16 en Barcelona, 5 en Lleida, 5 en Girona y 2 en Tarragona–, por delitos como desórdenes públicos, lesiones, daños y atentado a agentes de la autoridad, entre otros, según el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. A ellos se suma uno en Madrid.

A los 76 detenidos que los jueces catalanes han dejado en libertad con cargos les han impuesto medidas cautelares como la prohibición de acudir a manifestaciones, órdenes de alejamiento de edificios del Gobierno o la retirada del pasaporte. Además, en dos casos se ha abierto un procedimiento de expediente para internamiento en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE). También un menor detenido ha ingresado en un centro de menores.

Desde el lunes unas 600 personas han resultado heridas de diversa consideración, de las que trece aún siguen hospitalizadas, una de ellas en estado muy grave: un agente de la Policía Nacional a quien los manifestantes en la Via Laietana de Barcelona arrojaron el pasado viernes un objeto contundente a la cabeza que perforó su casco de protección.

Además, al menos cuatro manifestantes han perdido un ojo por lesiones oculares compatibles con el impacto de pelotas de goma –que dispara la Policía y están prohibidas en Catalunya para los Mossos d’Esquadra– o proyectiles de foam –que utilizan los Mossos–, según fuentes sanitarias.