Caso de «Pechocho» es inaceptable