Cinco días de arresto domiciliario por mandar a la mierda a su pareja

Mandar «a la mierda» a su pareja mediante mensaje de ‘whatsapp’ tiene una pena de cinco días de arresto domiciliario. Es la pena que el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Granada ha impuesto a M.S.L., que el pasado domingo y en el transcurso de un ciberlitigio, con intercambio de mensajes despectivos, terminó por enviar a su pareja a tan escatológico destino. Un destino al que, por otra parte, también fue enviado el ahora condenado, según la respuesta que recibió a continuación en su teléfono móvil, esta vez sin las seis letras que componen el vocablo pero sí el inconfundible icono, una conducta que, sin embargo, no tiene castigo.

La titular del Juzgado aprecia en el condenado un delito leve de injurias/vejaciones en el ámbito familiar, previsto y penado en el artículo 173.4 del Código Penal, lo que conlleva una pena de localización permanente en domicilio diferente y alejado al de la víctima durante cinco días, el grado mínimo de castigo que prevé la norma. Además, el condenado deberá pagar las costas procesales.

Los hechos, según relata el portal ‘Granada Digital’, sucedieron el pasado domingo. La mujer denunció ante la Guardia Civil de Armilla a M.S.L. por varios conceptos, entre los que se encuentran el mensaje «vete a la mierda» que es el único que la juez ha tenido en cuenta al imponer sentencia. El hombre fue detenido por la Guardia Civil y permaneció en los calabozos desde las once de la mañana hasta que fue conducido esposado al Juzgado, donde tras prestar declaración fue puesto en libertad a las seis y media de la tarde, con obligación de comparecer al día siguiente ante la juez. El acusado solo reconoció haber enviado a su pareja el mensaje citado, que fue contestado por la mujer con un «a la mierda (en emoticono) te vas tú».