¿Cómo evitar situaciones de riesgo en días de lluvia?

232

Las precipitaciones han sido una constante el último año. De hecho, el comité Copeco anunció que entró en vigencia la alerta verde para 18 departamentos del país debido a la aproximación de un ciclón tropical que dejará abundantes lluvias en las próximas 72 hs.

Cuando se conduce bajo lluvias intensas, hay que tener ciertas precauciones para evitar involucrarse en un siniestro vial ya que, según las estadísticas, tres de cada cuatro siniestros de tránsito en días de lluvia se deben a situaciones que el conductor podría haber evitado.

Lo mejor es ser precavidos y prestar atención a los consejos que nos dejan los expertos en seguros sobre cómo conducir con lluvia:

  • En caminos rurales: aquí juegan muchos factores porque las zonas de campos suelen estar atravesadas por ríos y arroyos que pueden aumentar su caudal hasta diez veces en caso de copiosas lluvias. Ante el peligro de ser arrastrado por una creciente, lo urgente es avanzar en el camino. La decisión y firmeza en el volante es fundamental: apenas empiecen a caer unas gotas, debe pisar el acelerador y agilizar la marcha para salir lo antes posible del camino de tierra que pronto se convertirá en barro. Si el trayecto es muy largo, debe intentar circular siempre por el medio de la senda, marcando una huella para que otros vehículos pasen por detrás. Nunca detenga el rodado pues será muy dificultoso traccionar de cero en un suelo resbaladizo.
  • En rutas y calles de ciudad: el asfalto es una base sólida e ideal para manejar en días de lluvia, pero si no está acompañado por un buen sistema de desagües, la cuestión se puede dificultar. Cuando las precipitaciones se acumulan, en el camino se pueden ocultar grandes baches “quiebracarros” que se hacen imposibles de esquivar. Además, en lluvias colosales, la calzada puede inundarse poniendo en peligro no solo al vehículo sino también a sus ocupantes. En casos extremos, lo recomendable es esperar en un lugar alto de la ciudad hasta que amaine y luego seguir viaje. Si las aguas avanzan con riesgo de arrastrar el coche, entonces hay que abandonar el rodado.
  • En autopistas: si te encuentras circulando por una vía rápida, como puede ser una autopista o una ruta, debes tratar de salir de la vía y buscar reparo en algún lugar seguro. Pero no es recomendable detenerse debajo de un puente, ya que los atascos que suelen generarse son muy peligrosos y pueden derivar en siniestros.

Más allá de la condición de la calzada por la que se encuentre circulando, la primera recomendación es apelar al sentido común y circular con precaución. Si te encuentras al volante, debes prestar atención y:

  • Reducir la velocidad;
  • Aumentar la distancia con respecto al vehículo que lo precede;
  • Mantener un nivel de atención y precaución extra;
  • Realizar desaceleraciones suaves y progresivas;
  • En caso de lluvia intensa, encender las luces antiniebla delanteras y traseras (si el vehículo las tiene);
  • Evitar situaciones de estrés y conducir en forma segura, tratando de hacerlo en forma defensiva.
  • Con la calzada mojada, puede que no tengamos la misma capacidad de frenado, por lo que el consejo es aumentar la distancia respecto del vehículo que nos precede y realizar desaceleraciones que sean suaves y de manera progresiva.

Por todos estos motivos, es fundamental prestar mucha atención a los espejos retrovisores. Debido a este fenómeno, en ocasiones las lluvias han dejado saldos mortales y es bueno estar prevenido para la próxima estación estival donde se espera nuevamente cuantiosa caída de agua.