Comunidad de Liquidámbar ya cuenta con energía solar

La familia Cáceres es uno de los 28 hogares en la comunidad de Liquidámbar, La Paz, que tuvieron que esperar más de 30 años para poder gozar de los beneficios que genera la luz eléctrica.

Isabel Cáceres es madre de 7 hijos, se despierta con una sonrisa al saber que su cocina esta iluminada.

“En el pasado nosotros nos iluminábamos con velas y ocote, sufríamos mucho”, relató la señora Cáceres.

“Gracias al presidente Juan Orlando Hernández por gestionar estos proyectos que nos traen alegría y bienestar”, comentó la ama de casa quien a sus 54 años explica que son estos proyectos los que generan desarrollo humano.

Por su parte, el esposo de la señora Cáceres, Don Fernando, dijo sentirse contento y muy satisfecho, ya que esto es un comienzo para nuevos logros comunitarios.

“Estos proyectos han venido a despertar nuestros pensamientos, se tomaron las iniciativas necesarias para lograr el desarrollo de estas comunidades”, manifestó el agricultor Don Fernando Cáceres.

Con la instalación de estos sistemas de energía limpia mejoran las condiciones de vida de las personas en áreas rurales de extrema pobreza y en donde la energía convencional alarga y retrasa su llegada.

Junto con estos beneficios también se logra mejorar el acceso a la educación, salud y la economía de las familias, permitiendo crear microempresas en sus comunidades.

A su vez, el coordinador de PRO-ENERGÍA RURAL, German Fuentes, destacó que estos proyectos son de alto impacto ya que estas comunidades tendrían que esperar más de 15 años para lograr obtener energía convencional.

“La labor social que emprende el gobierno de la república es palpable y visible, ya que la proyección en estos lugares es trascendental para el desarrollo humano”, indicó Fuentes.

Estas acciones son ejecutadas por el gobierno central, a través del Instituto de Desarrollo Comunitario, Agua y Saneamiento (IDECOAS), mediante el programa PRO-ENERGÍA RURAL.

El financiamiento de estos proyectos proviene de un préstamo otorgado al gobierno de Honduras por K-Exim Bank de Corea del Sur.

PRO-ENERGÍA RURAL, logrará favorecer a más de 21 mil 600 hogares en el occidente del país, con una inversión que ascenderá a los 48 millones de dólares.