Con peces y tortugas pretenden erradicar criaderos de zancudos