Congelamiento de combustibles fue por pura política