Cuidado: Gripe e influenza no son lo mismo

La diferencia entre una simple gripe y la influenza puede convertirse en un asunto vital, especialmente para personas mayores con complicaciones de salud, por lo cual intensificar las medidas de prevención contra esta condición se hace indispensable, de acuerdo con las autoridades de salud.

En esta temporada, la influenza, que ha tenido una mutación, ha cobrado la vida de más de una veintena de personas y, de acuerdo con cifras del Centro para el Control de Enfermedades, CDC, se ha expandido en toda la Florida. Los CDC advierten que las personas mayores de 65 años; los menores de cinco años y especialmente los menores de 2 años; al igual que las mujeres embarazadas, que sufren de diabetes, asma, enfermedad del corazón; o quienes han sufrido un derrame cerebral, deben tener aún más cuidado para evitar el contagio, porque podría llegar a ser severo o fatal.

“Si bien se ha establecido que la temporada de la influenza empieza en diciembre y termina en febrero, aun entre octubre y mayo se ven casos de influenza y lo importante es que las personas se protejan para no propagar el virus”, dice la doctora Coren Menéndez, médico de familia de Baptist Health Primary Care en Kendall Breeze. Indica que lo más importante es vacunarse, especialmente quienes están en la categoría de alto riesgo.

Este año la influenza A H3N2 ha cambiado y puede que aunque se vacune no obtenga toda la protección. Sin embargo, esta vacuna puede seguir ayudando. “Lo que hemos notado es que la vacuna sí ha ayudado con la gravedad del virus. Hemos notado que el virus ha sido más severo con los que no se vacunaron que con los que sí lo hicieron. Lo cierto es que la vacuna ayuda creando anticuerpos contra ciertas partes del virus que son comunes a los tipos de influenza más frecuentes”, explica la doctora Menéndez. La influenza B es menos severa que la A. Este año la mayoría de los casos de influenza son de tipo A.

Los medios de prevención simples son lavarse las manos con jabón y agua o al menos con antibacteriales, evitar permanecer alrededor de quienes están enfermos “y si usted no está bien quédese en su casa hasta 24 horas después, si ha tenido fiebre; también tápese la boca al estornudar o toser. Si está enfermo tome los medicamentos antivirales si el médico los indica. El más común es el Tamiflu que se debe empezar a tomar en las primeras 48 horas en que se presentan los síntomas, porque aminora el tiempo de enfermedad y hace que sea menos severa la influenza”, indica la doctora Menéndez. Aclara que las mujeres embarazadas también pueden tomar el Tamiflu.