De brazos caídos empleados de la departamental de educación