Declaración de la Defensa de Juan Antonio Hernández

La defensa de Juan Antonio Hernández ha culminado hoy el día 7 de un juicio que a todas luces sigue careciendo de pruebas y evidencias fehacientes.

Hoy ha quedado de manifiesto el afán de venganza y el odio que sienten aquellos que perdieron sus riquezas mal habidas, aquellos que asesinaron a sangre fría y hoy nos confiesan naturalidad sus crímenes.

Este día ha sido interrogado por la fiscalía y por la defensa el narcotraficante Devis Rivera Maradiaga, alias el Cachiro.

Devis Rivera, pese a estar bajo juramento, hoy le mintió a todos, al jurado, al juez y demostró su poco respeto por la justicia de Honduras y de Estados Unidos.

Mintió deliberadamente respecto al video filmado por él mismo, con un reloj espía, en el restaurante Dennys de la capital a inicios de febrero de 2014.

Dijo haber entregado el video ese mismo día a los agentes de la DEA cuando en realidad lo hizo su abogado el 28 de febrero de 2014, es decir, casi un mes después.

La propia fiscalía se decepcionó por su falso testimonio y al percatarse que había sido descubierto en su pretensión de engañar al juez y al jurado, dijo una y otra vez «me confundí».

La defensa ha advertido con insistencia que estamos ante testigos cooperantes que tienen sed de venganza, mucho odio y un afán por obtener una rebaja a sus condenas.

Devis Rivera ha confesado que tiene escondidos alrededor de 100 millones de lempiras producto de su sucio negocio.

Ha confesado que sobornaba a políticos, militares, jueces, policías, fiscales, militares y empresarios bancarios.

Ha confesado que mató a 78 personas y no quiso responder si había matado a más personas después de su acuerdo de Colaboración.

Ha reconocido que hubo un plan para asesinar al presidente de Honduras. Este plan no se concretó por la intervención del FBI y del embajador James Nealon.

Ha reconocido que negocio su entrega a la DEA en noviembre de 2103, es decir, tras el triunfo electoral de Juan Orlando Hernández.

El juicio en estos siete días han tenido un denominador común: cero pruebas fehacientes.

El video presentado hoy muestra que Juan Antonio Hernández jamás aceptó dinero y que fue a una reunión en un lugar público en su condición de abogado.

Además, el propio Devis Rivera Maradiaga reconoció que en ningún momento habló de narcotráfico con la persona que conoció hasta ese día.

Este juicio tiene un patrón: odio, venganza, falsos testimonios, mentiras, cero evidencias fehacientes, el «no sé» y el «no recuerdo» de los testigos cooperantes como parte de un guión planificado al milímetro.

Juan Antonio Hernández se ha declarado NO CULPABLE desde su captura el 23 de noviembre de 2018 y con valentía se sometió a este juicio para demostrar su inocencia y limpiar su nombre.

Seguiremos vigilando que se respete el debido proceso y el principio de presunción de inocencia.