Defensores de derechos humanos exigen un alto a la represión policial