El jugador del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, se ha visto sorprendido en su yate por la Agencia Tributaria Aduanera. Según informa Hola!, tres agentes armados inspeccionaron este martes durante una hora y media su embarcación en Formentera cuando el portugués se dirigía hacia ella después de comer junto a un grupo de familiares y amigos.

La patrulla llegó en lancha desde un enorme barco de la Agencia Tributaria de Aduanas mientras Cristiano, su novia Georgina Rodríguez y el resto de amigos y familiares no daban crédito a lo sucedido. Al entrar en el yate alquilado ‘aYa London’, el futbolista y los suyos procedieron a cubrir con un toldo el interior para que nadie pudiera ver lo que estaba ocurriendo. Un familiar de Cristiano fue el encargado de gestionar y enseñar la documentación requerida a la policía.

Cabe recordar que Cristiano Ronaldo está siendo investigado por presunto fraude fiscal de 14,7 millones de euros. El Ministerio Público acusa al delantero de cuatro delitos contra la Hacienda Pública cometidos entre los ejercicios 2011 y 2014. El jugador blanco deberá prestar declaración ante el juez el próximo 31 de julio para dar su versión.

Según Footbal Leaks, Cristiano habría usado sociedades en paraísos fiscales, en concreto las Islas Vírgenes Británicas, para ocultar unos 150 millones de euros que ganó en derechos de imagen. Sin embargo, cuando empezó la ronda de pesquisas a finales de 2015, Cristiano regularizó su situación con una liquidación y el pago de 5,6 millones de euros de manera voluntaria, antes de que Hacienda iniciara la investigación.

Según el escrito de la Fiscalía, Cristiano Ronaldo presentó una declaración del impuesto de la Renta en 2014 consignando solo una parte de los ingresos obtenidos entre 2011 y 2014. Un aspecto que la Fiscalía critica en su denuncia al asegurar que su objetivo era “obtener un beneficio fiscal ilícito”, pero que podría ser un atenuante por constituir una reparación en parte del año.

El futbolista portugués, que defendió a través de sus abogados su inocencia, se había llegado incluso a plantear abandonar el Real Madrid este verano al sentirse perseguido “como un delincuente” en España. Aun así, parece que las aguas han vuelto a su cauce y permanecerá en el club blanco. De ser condenado, Cristiano se enfrenta a penas de entre 21 meses y 4 años de cárcel, además de una multa que oscilaría entre 30 y 90 millones de euros.

Fuente: Diario La Vanguardia 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here