Dos personas murieron de disparos en la cabeza la madrugada del martes en Venezuela durante manifestaciones, dijeron autoridades, elevando a 26 los fallecidos en el último mes en medio de protestas antigubernamentales y saqueos.

Orlando Medina, de 23 años, murió de forma inmediata en la occidental ciudad de El Tocuyo, en el estado Lara, tras recibir un disparo de escopeta en la cabeza cuando, según medios locales, se encontraba en una protesta contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Luis Alberto Márquez, de 52 años, falleció la madrugada del martes en el estado andino de Mérida, horas después de haber recibido un disparo en la cabeza cuando participaba de una manifestación progubernamental, dijo el defensor del pueblo, Tarek Saab.

En ese mismo acto, el lunes, falleció otra persona de un tiro en el cuello y cuatro se encuentran heridas por impactos de bala, agregó la autoridad.

Una polémica sentencia del máximo tribunal del país, que se arrogó competencias parlamentarias a fines de marzo, detonó en reclamos internacionales y una nueva la ola de protestas contra Maduro, la peor desde que en el 2014 violentas manifestaciones dejaron 43 fallecidos.

“LA PAZ SE CONSTRUYE”

Del total fallecidos, 15 perdieron la vida en hechos violentos que han rodeado a las manifestaciones y la mayoría por disparos que implican a algunos policías. Otras 11 murieron -la mayoría electrocutados- en medio de saqueos en una zona popular de Caracas la semana pasada, dijo la fiscal general.

Luisa Ortega agregó que han sido heridas 437 personas y 1.289 aprehendidas, 65 de las cuales aún permanecen tras las rejas. Y aseguró que su despacho estaba investigando los hechos para sancionar a los culpables.

“Los dirigentes de cualquier tendencia deben bajar el tono de la confrontación, evitar descalificaciones, respetar al otro”, dijo. “La paz no se decreta, se construye”.

Ortega advirtió haber observado irregularidades en las detenciones por lo que la mayoría de los aprehendidos han quedado libres.

El gobierno socialista de Maduro acusa a sus adversarios de intentar un golpe de Estado en su contra, con ayuda de Estados Unidos, mientras que la oposición ha calificado al mandatario como un “dictador” que ordena reprimir brutalmente las marchas.

No hay cordura en la derecha, no hay espacio para la reflexión, sólo hay espacio para la locura”, dijo el vicepresidente del gobernante partido PSUV, Diosdado Cabello, en el estado Falcón, en la costa occidental del país petrolero.

Los líderes opositores han dicho que seguirán en las calles de Venezuela hasta que se cumplan todas sus exigencias: elecciones adelantadas, liberación de un centenar de presos políticos, autonomía de los poderes públicos y el ingreso de un canal humanitario que alivie la escasez de comida y medicinas.

Para el miércoles, convocaron a sus huestes a congregarse en varias zonas de Caracas y las principales ciudades del país para marchar hacia las sedes de los poderes públicos, a donde les han prohibido el acceso en las protestas previas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here