Atlético de Madrid apeló a su garra para rescatar un empate en casa del Arsenal

497

El Atlético de Madrid consiguió el empate en la recta final ante el Arsenal (1-1) con un gol de Griezmann en el 82′ en una polémica ida de la semifinal de Europa League. Después de que los de Simeone se quedasen con diez jugadores por la expulsión de Vrsaljko en el 9′, un gol de Lacazette en la segunda parte adelantó a los de Wenger, pero el francés puso el empate en la recta final.

El Emirates Stadium recibía al Atlético de Madrid en un día muy especial. En su 115 aniversario, el equipo rojiblanco se enfrentaría al Arsenal para meterse en la final de la Europa League.

Simeone llevaba ya tiempo con el encuentro contra el Arsenal en mente, como demostró en liga. En el último encuentro contra el Betis, Simeone dio descanso a Griezmann y Koke y cosechó un 0-0. Diego Costa, convocado, muy pendiente de si jugará por una lesión muscular de la que tardó demasiado en recuperarse.

En el Arsenal, los ‘gunners’ seguían con la despedida a Wenger: después de 22 años, el técnico se retira a final de temporada. Con la Europa League el técnico podría quitarse una espinita: conseguir por primera vez un título europeo.

Marsella aventaja

El Marsella acaricia su primera final continental desde 2004, cuando el Valencia conquistó la extinta Copa de la UEFA, tras lograr un valioso triunfo por 2-0 ante el Salzburgo. Aunque no desplegó el fútbol asociativo de las últimas semanas, los franceses sacaron partido de su efectividad y de dos asistencias de calidad de Dimitri Payet, su mejor jugador en el Vélodrome, para lograr sendos goles de Florian Thauvin y Clinton Njieque le abren de par en par las puertas de la final de la Europa League del 16 de mayo en Lyon.

La primera parte fue dominada claramente por el Marsella pero el gol llegó en su primera y prácticamente única ocasión. Se cumplía el primer cuarto de hora cuando Payet lanzó una falta al segundo palo y allí Thauvin, ayudándose con una mano en el salto, aprovechó la horrorosa salida en falso del meta Alexander Walke para ganar la espalda a Andreas Ulmer y marcar de cabeza.

Poco juego de ataque de los austriacos

Tras el gol el Marsella siguió presionando y manteniendo lejos de su área al Salzburgo, que no pudo llevar a cabo su habitual juego de ataque al entrar apenas en acción sus dos figuras, el israelí Moanes Dabour y el kosovar Valon Berisha. No obstante, los franceses no tuvieron ninguna oportunidad clara, mientras los austriacos intentaron el empate con disparos lejanos de Stefan Lainer, bien resuelto por el siempre seguro meta Yohann Pelé, y Ulmer.

En la segunda parte el partido pareció cambiar de decoración ya que Lucas Ocampos se vio obligado a retirarse al lesionarse fortuitamente (52’) y el Salzburgo ganó metros. Pelé evitó el empate al repeler un disparo de Hannes Wolf con una mano milagrosa (53’), pero el Marsella volvió a ser más efectivo y golpeó en otra acción destacada de Payet, que asistió también a Clinton Njie. El delantero camerunés acababa de entrar en el campo en sustitución de Maxime Lopez y dio razón al técnico Rudi Garcia ya que, en su primera aparición, recibió en el área, controló y puso el balón pegado al poste (62’).

Poste de Gulbrandsen

El Salzburgo intentó reaccionar y buscar el gol que le metiera en la eliminatoria. Aunque sus recursos fueron poco clarividentes, estuvo a punto de conseguirlo en un centro de Ulmer que Fredrik Gulbrandsenremató al poste tras ganar la espalda a Adil Rami y Luiz Gustavo, a quienRudi Garcia retrasó a la posición de central en el once titular debido a las molestias en el talón de Aquiles de Rolando.

El Marsella no volvió a sufrir, se dedicó a conservar la ventaja y el imponente Vélodrome, lleno hasta la bandera, celebró como en sus mejores noches un triunfo que acerca a su equipo, con Andoni Zubizarreta como director deportivo, a un título europeo que se le resiste desde que en 1993 se proclamó campeón de la primera edición de la Champions League ante el Milan.