Barcelona cae ante Leganés y el Real Madrid es goleado por el Sevilla

264

El Club Deportivo Leganés ganó al FC Barcelona por primera vez en su historia (2-1) gracias a un minuto glorioso al comienzo de la segunda parte, con goles de El Zhar y Óscar Rodríguez, y abandona el farolillo rojo en Primera División a costa del actual campeón, que acumula dos jornadas sin conocer la victoria tras su empate con el Girona el pasado domingo.

El equipo de Pellegrino llegaba al duelo cabizbajo, herido y sin haber estrenado el casillero de triunfos. Pero este miércoles se contagió de alegría y derrotó al rival más inesperado. Ni Eibar, ni Athletic, ni Villarreal pudieron pasar por el aro de los pepineros, pero el Barça no sentenció cuando pudo hacerlo y tuvo que hincar la rodilla en un Butarque extasiado.

Todo sucedió en un minuto para la historia de los blanquiazules, que habían jugado cuatro ocasiones con los culés y todas habían acabado en derrota. Este miércoles, en su ‘peor’ momento y bajo de ánimos, sacó la casta para ganar remontando, algo que no le ocurría al Barça en Liga desde hace más de dos años. Una victoria mayúscula que añade dudas en el equipo de Valverde.

El choque comenzó de la mejor manera para los blaugrana, que pronto encontraron en Messi y Coutinho la mejor de sus conexiones. El argentino y el brasileño generaron el primer ‘runrún’ en el sur de Madrid, ansiados por ver que su equipo podía plantarle cara al rival con más presupuesto de la Liga. Era otro ‘David contra Goliat’ que no apuntaba a romper los pronósticos. Los milagros no existen. O eso dicen.

Coutinho fue el encargado de inaugurar el marcador con un disparo brutal desde la frontal del área. El lanzamiento fue directo al fondo de las mallas. Nadie hubiese apostado en ese momento por un Lega que estaba hundido, sin capacidad de respuesta y sufriendo en un cara a cara muy desigual. Líder contra colista. Rico contra pobre. Pez grande contra pez chico.

Pero le dio igual al equipo de Pellegrino, que cambió su planteamiento a los 20 minutos para defender más junto y atacar con laterales muy profundos. El Lega espabiló y el Barça se echó a dormir pensando que el partido se resolvería en alguna acción de la primera mitad. Messi, que dejó su sello como siempre, estampó el cuero en la mismísima cruceta en lo que fue el mejor aviso tras el gol culé.

A partir de ahí nació un nuevo partido. En Nesyri no dejó de pelear, de presionar y de cuestionar la buena actuación de Piqué y Umtiti. A él se sumó un excelente Óscar Rodríguez, que terminó la primera parte haciendo estirar a Ter Stegen en un lanzamiento precioso al segundo palo. El Lega se deseperezó, pero enfrente estaba el líder y quedaba lo más difícil.

EL MINUTO DE ORO

La segunda parte mantuvo la misma versión del Leganés. Un equipo con frescura y decidido a ganar metros con tal de ahogar la salida del balón de los catalanes. Así llegó el primero de la noche para los pepineros. Un sensacional robo de Vesga sirvió a Jonathan Silva en la banda izquierda. El ex de Boca Juniors la puso con nieve en el corazón del área y El Zhar remató a gol con la cabeza pese a sus escasos centímetros.

Apenas 68 segundos después llegó el 2-1 -celebración incluida- y Butarque estalló. Un error clamoroso de Piqué en su intento por despejar habilitó al madridista Óscar Rodríguez para marcar a placer con un gesto de muchos quilates evitando el desequilibrio. El gol recargó de gasolina a un Leganés que seguía sin creerse lo que estaba ocurriendo.

Tampoco lo creía el Barça, que tuvo que arremangarse para meterse en faena. Valverde corrigió sus experimentos y dio entrada a Luis Suárez, Jordi Alba y Malcom, confiando en poder encontrar una rendija en la férrea defensa local para buscar, al menos, el empate. Y ahí, en la dificultad máxima apareció el ‘Pichu’ Cuéllar, muy cuestionado en este principio de temporada.

El extremeño firmó dos paradas monumentales a tiros de Coutinho y Rakitic, éste último a bocajarro, y encontró la reconciliación con la grada del Municipal a nueve minutos para el final. Los culés se volcaron, pero fueron incapaces de borrar la sonrisa a los pepineros. Una victoria que calma los ánimos en Butarque y que alimenta las dudas de un Barça que ya se ha dejado 4 puntos de 18 posibles.

Real Madrid, goleado

El equipo del Sevilla hizo ver mal al Real Madrid y este miércoles lo goleó 3-0 como parte de la fecha sexta fecha en la Liga Española. Nuevamente el técnico merengue, Julen Lopetegui, dejó en la banca al costarricense Keylor Navas y Courtois fue titular.

Andre Silva consiguió doblete (17′ – 21′). La otra anotación fue de Wissam Ben Yedder (39′).

Con este resultado el conjunto blanco quedó con 13 puntos, los mismos que tiene el Barcelona. Ambos equipos, pese a las caídas en esta jornada de mitad de semana, se mantiene punteros.

Ahora el Madrid se enfoca en el duelo que tendrá el próximo sábado en el Bernabéu ante el Atlético Madrid.

Las acciones 

Los blancos repetían con Courtois en la portería mientras que Nacho ocupaba la baja de Carvajal en el carril derecho. Por su parte, en el Sevilla hacía lo propio con un Ben Yedder enrachado y formando en punta junto a André Silva.

Iba a ser el portugués el primero en acercarse a portería con una jugada tras error de Varane. Comenzaban mejor los de Pablo Machín que asediaban a Courtois y robaban muy rápido. Un inicio local con mucha personalidad pero sin caer en el intercambio de golpes. En el costado derecho encontraba un correcalles Jesús Navas para centrar cada dos por tres y poner en apuros a los blancos. Llegaba más y mejor el equipo andaluz y no iba a tardar en adelantarse, siendo Andrá Silva el encargado de abrir la lata.

El Real Madrid se mostraba muy blando atrás y con el gol intentaba volcarse arriba. Pero este movimiento desataría un desajuste defensivo que en un córner favorable a los merengues los sevillistas se plantaban a la contra en el área y André Silva hacía el segundo. El cuadro merengue estaba completamente noqueado ante el vendaval del Sevilla. Sin correr hacia delante ni intensidad, el Madrid terminó encajando el tercero antes del descanso, de nuevo en una mala salida de la que se aprovechaba Ben Yedder.

Lopetegui no realizaba cambios en el descanso pero sí pasaba a un sistema de tres centrales con Casemiro entre Ramos y Varane. El doble pivote lo formaban Kroos y Modric y el Madrid salía con otra cara. Cuando parecía que los merengues estaban mejor y podían recortar distancias, el VAR anulaba el gol de Luka Modric por un milimétrico fuera de juego. Parecían reaccionar los blancos tras la horrorosa primera mitad pero el tiempo jugaba en su contra. Pero al Sevilla le tocaba reaccionar y lo hacía con un portentoso Sarabia que no paraba de poner en aprietos a Courtois.

Sin tiempo y sin jugadores 

No le salía nada al Madrid y en su primera gran ocasión Bale fallaba el mano a mano ante Vaclik, que sacaba una mano espectacular al remate del galés. El Sevilla seguía a un ritmo acelerado y Machín pedía a los suyos algo de calma y una circulación de balón veloz. Los cambios llegaban con Mariano, Lucas Vázquez y Ceballos pero cada vez quedaba menos tiempo para heroicidades. Al Real Madrid le crecían los enanos y con los cambios ya hechos se lesionaba Marcelo. El brasileño terminaba retirándose y los de la capital se quedaban con diez hombres faltando cuarto de hora.

Con uno menos, el Madrid siguió buscando recortar distancias sin mucho éxito. Además, el riesgo asumido le reportaba sendas contras del Sevilla que podían aumentar el festival de goles. Victoria merecida y contundente de los sevillistas ante un Madrid que dio una imagen muy pobre, sin ideas ni intensidad.

Los de Lopetegui encajan su primera derrota en un partido en el que tenían la oportunidad de colocarse como líderes en solitario. Pero esa oportunidad la destrozó el Sevilla con una primera parte antológica que sirve para colocarse como cuarto clasificado.