El FC Barcelona ha mostrado este martes su “sorpresa e indignación” ante la sanción de cuatro partidos a Leo Messi por los insultos al cuarto colegiado del partido de Argentina contra Chile, recordando que el argentino es “un jugador ejemplar”.

“El FC Barcelona expresa su sorpresa e indignación ante la actuación de oficio de la Comisión Disciplinaria de la FIFA para sancionar al jugador Leo Messi, tras el partido clasificatorio de la Copa Mundial de la FIFA Argentina-Chile”, señaló el club en un comunicado.

De hecho, el Barça considera “injusta y totalmente desproporcionada” la sanción de cuatro partidos y los 9.355 euros de multa finalmente impuesta al jugador argentino por sus “palabras injuriosas contra un árbitro asistente” en el choque contra Chile.

“Por último, el FC Barcelona quiere reiterar su apoyo a Leo Messi, deportista ejemplar por su conducta dentro y fuera de los terrenos de juego”, recalcó.

Tan solo restan cuatro jornadas para finalizar las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial 2018, por lo que Messi solo podrá disputar la última y apenas podrá ayudar a una selección albiceleste, que se encuentra en plena pelea por el billete mundialista y más tras su derrota ante Bolivia (2-0) en el primer partido de sanción para Messi.

En concreto, el delantero tampoco podrá jugar ante Uruguay, Venezuela y Perú, y su vuelta se produciría contra Ecuador. Por su parte, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) aseguró este martes que apelaría la decisión de la FIFA para poder contar con su capitán antes en la decisiva fase final de las Eliminatorias.

En la entidad catalana ha sentado mal el castigo a La Pulga. Gerard Piqué, después de la victoria de España ante Francia en Saint-Denis, defendió a su compañero con unas polémicas declaraciones en las que quiso proteger al argentino y se lió para acabar atizando al Real Madrid.

El central afirmaba que “la persona que imputó a Messi se sienta junto a Florentino en el palco (del Bernabéu) y no pasa nada, no estoy contando nada nuevo”. Después se metía en otro jardín al asegurar que no le gustan los valores que transmite el club madrileño.