El Real Madrid ganó sobre la hora y el Barcelona pidió la hora para ganar. Un sábado que se sospechó de trámite para el líder y de examen para el campeón acabó por convertirse en una ruleta rusa. Ganaron ambos y todo sigue igual, pero las sensaciones… No se sabe.

En El Molinón al Madrid le condujo un soberbio Isco a la victoria en el último suspiro. A un triunfo celebrado por todo lo alto por los merengues por salir del atolladero al que le condenó un Sporting respondón y que rozó un campanazo soberbio. Zinedine Zidane apostó por los secundarios y estuvo cerca de tropezar de mala manera. Pero sobrevivió.

Tal cual, sobrevivir, lo hizo el Barça en el Camp Nou frente a una Real Sociedad que presentó un futbol excelente, una propuesta que Eusebio ha instalado en el equipo donostiarra, que ha aparcado el papel de inferioridad y le responde a cualquiera con el futbol que mamó como jugador del Dream Team y que puso en práctica primero como ayudante de Rijkaard y más tarde como maestro del filial azulgrana.

A Eusebio le echaron un día sin contemplaciones ni honor del Barça y ahora muestra en la Real que su aprendizaje no ha sido cualquier cosa porque se atrevió a poner en duda la victoria de un campeón a medio camino del éxito y el desespero. Pero que, claro, salió adelante porque la diferencia, siempre, acaba por mostrarle un jugador determinado.

El Real Madrid empieza a demostrar que es más que Cristiano Ronaldo mientras el Barcelona muestra que es menos que Lionel Messi. En el Santiago Bernabéu nunca se ataron a una filosofía intocable porque la filosofía del Real Madrid es ganar. Y se siente cómodo haciéndolo aunque juegue mal.

Sus fogonazos le empujan a la gloria de la misma manera que al otro lado del escenario el Barça se derrite si no es capaz de ofrecer lo que de él se espera. Y cuando un día sí y otro también su victoria depende del 10, da a entender que se encuentra en un camino sin salida.

El Barça respondió a través de Messi. Autor de dos goles y una asistencia, la Pulga mantuvo a duras penas el reto de la Liga cuando se entra ya sin remisión en la ‘Semana Grande’ de la temporada. Sin vuelta atrás, la Juventus y el Real Madrid medirán de forma definitiva el estado del equipo de Luis Enrique.

LaLiga sigue igual… Pero es diferente a cómo la habrían esperado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here