Bayern Múnich iguala sin goles frente al Sevilla y sella su presencia en semifinales

419

El Sevilla hizo un buen partido pero no le alcanzó. El equipo español consumó este miércoles su eliminación de la Liga de Campeones tras empatar de visita (0-0) ante el Bayern Múnich en la vuelta de los cuartos de final de la competición. En la ida habían caído 1-2.

El equipo andaluz compitió y dispuso de algunas ocasiones para abrir el marcador. Joaquín Correa tuvo la mejor con un cabezazo al larguero en el ecuador de la segunda parte. Por su parte, el flamante campeón alemán no acusó las bajas de Manuel Neuer o Arturo Vidal e inquietó por medio de un gran Ribéry, un activo Robert Lewandowski y un escurridizo Arjen Robben.

El conjunto rojiblanco comenzó manejando los tiempos del partido, tocando el balón con comodidad. No obstante, las ocasiones cayeron del bando local. James Rodríguez y Robben, que fueron titulares al contrario de lo que sucediera en la ida, inquietaron a la zaga hispalense. El equipo muniqués ejerció una presión muy alta y David Soria, de nuevo en el once en detrimento de Sergio Rico, no tardó en aparecer.

El portero repelió un buen cabezazo de Lewandowski y después sacó una gran mano a Ribéry, el mejor en los locales durante los primeros 45 minutos. Los hombres de Montella continuaron con la posesión, desplegando una gran personalidad en el centro del campo y rozando el primero con una ocasión de Escudero tras una jugada combinativa que se marchó a la izquierda de Ulreich.

El Bayern siguió muy cómodo a la contra y disfrutando de nuevas oportunidades, como una de Mats Hummels que disparó desviado un zurdazo desde fuera del área. Justo antes del descanso, el conjunto andaluz se encontró mejor, con un Jesús Navas siendo un puñal por la derecha. El equipo sevillista pudo abrir el marcador con una pérdida de Javi Martínez desaprovechada por Wissam Ben Yedder, cuyo balón rebañó Rafinha.

En la reanudación, los pupilos de Jupp Heynckes volvieron a sacar a relucir su pegada. Lewandowski llevó el susto a los 3.000 aficionados sevillistas desplazados a Múnich y posteriormente fue James el que lo intentó, topándose con la pierna del guardameta. El Sevilla respondió a los envites del Bayern con un cabezazo del ‘Tucu’ Correa y un disparo raso de Banega. Montella dio entrada tanto a Sandro Ramírez como a Luis Muriel, este último en detrimento del ‘héroe’ de Old Trafford Ben Yedder.

Robben continuó con sus filigranas desde la banda derecha y Heynckes optó por hacer jugar a Thiago Alcántara, en busca de reforzar el medio del campo. A pesar de las sustituciones, el resultado del partido no se movió e incluso el choque terminó bronco por una dura entrada de Correa sobre Javi Martínez que le supuso la expulsión inmediata al argentino.

El 2-1 favorable al Bayern en el global de la eliminatoria permitió al conjunto alemán plantarse en unas nuevas semifinales de Liga de Campeones para soñar con el sexto entorchado europeo de su historia. El Sevilla, por su parte, se quedó sin superar su techo histórico de la competición. En 1958 fue apeado por el Real Madrid en la misma ronda bajo el antiguo formato de la Copa de Europa.