Cristiano Ronaldo ha decidido prescindir de sus actuales abogados tras la decisión de la juez de Pozuelo de imputar al completo a sus más estrechos colaboradores. El futbolista del Real Madrid ha comunicado ya al bufete Baker & McKenzie que quiere que deje de asistirle en el procedimiento judicial en el que Hacienda le atribuye la comisión de cuatro delitos fiscales por la tributación de sus derechos de imagen y un fraude de 14,7 millones de euros. Según aseguran a EL MUNDO fuentes próximas al club blanco, la decisión del jugador se basa en que busca un “perfil más técnico y mejores especialistas en delito fiscal”.

Importante :  Cómo se firmó la paz entre Neymar y Cavani

Sea como fuere, la decisión de Ronaldo ha sido adoptada poco después de este periódico revelase que la juez Mónica Gómez Ferrer ha emplazado como investigados a su agente Jorge Mendes, a su abogado portugués Carlos Osorio y a su asesor de imagen Luis Correia. No en vano, la magistrada intenta determinar en estos momentos quién fue, de entre todos los asesores de Ronaldo, el cerebro fiscal que le ha venido asesorando en materia tributaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here