En su primer partido de pretemporadael Barcelona venció por 2-1 a la Juventus este sábado ante 82,104 espectadores presentes en el Metlife Stadium de Nueva Jersey (EEUU) y con todos los focos sobre Neymar y el culebrón que el delantero está protagonizando últimamente. Una gran actuación del brasileño sirvió para poner en relieve lo que podría perder el conjunto azulgrana en los próximos días si es que, finalmente, se consuma su traspaso al PSG.

El paulista firmó un doblete (m. 15 y 26, con asistencias de Alcácer y Messi, respectivamente), hizo un gran despliegue físico en la fase de recuperación y demostró que se entiende con ‘La Pulga’ como pocos. Tal y como está el tema en el club catalán, cualquier gesto en la celebración de los goles habría servido para calmar los ánimos de los culés, pero Neymar lo evitó, por lo que la preocupación sigue en ascenso.

El descuento bianconero llegó con un cabezazo de Giorgio Chiellini (m. 63) tras un tiro de esquina cobrado por Paulo Dybala.

En cuanto al equipo catalán, el Barcelona del técnico Ernesto Valverde dejó buenas sensaciones en su debut. El extremeño prometió en la previa “un Barça reconocible” y así fue. Los blaugranas no se salieron del guión de los últimos años y se impusieron con solvencia a una ‘Vecchia Signora’ a la que se le notó más que a los azulgranas que acaban de empezar la pretemporada.

Neymar aparte, la gran noticia del día fue el estreno de Nélson Semedo como jugador del Barça. El portugués, que debutó con el dorsal número 12, demostró tener la vocación ofensiva que se le supone a cualquier lateral culé, aunque se le vio algo superado en defensa frente a Douglas Costa.

En cuanto al estilo del Barça de Valverde, todavía es pronto para hablar de grandes diferencias con respecto a la anterior etapa.