Ex jugador del Manchester United se convierte en sacerdote tras cansarse del dinero y las mujeres

465

El centrocampista norirlandés Philip Mulryne decidió cambiar el fútbol por la religión tras retirarse en 2009. Tras tener como jefe a Alex Ferguson, ahora es Dios quien guía su destino en una escuela secundaria a 40 minutos de Dublín.

“Fue una llamada, no que oyese una voz en mi cabeza ni nada de eso. Vino de la nada, y así es como supe que era auténtico, porque no era algo que viniese de mí”, explicó en una nota Mulryne.

Philip Mulryne tiene 39 años y es el capellán de Newbridge College, una escuela secundaria irlandesa y católica situada a 40 minutos de Dublín. Fue ordenado diácono en octubre de 2016 y sacerdote el pasado julio. Ocho años atrás, su vida todavía giraba en torno al fútbol. Y no cualquiera: el de más alto nivel.

Mulryne, centrocampista norirlandés, se formó en las categorías inferiores del Manchester United desde los 14 años. Era el equipo de su vida, puesto que tenía la habitación llena de pósters de las estrellas de los Diablos Rojos y su padre hablaba de George Best cada dos por tres. Quién le iba a decir a Philip que, tras cinco días de pruebas, tendría delante al mismísimo Alex Ferguson en su despacho de The Cliff, la ciudad deportiva del club. El míster escocés quedó prendado del chaval y le ofreció dos años de contrato como canterano. Aceptó sin dudarlo.

Sí, los niños de Londres parecían tener más confianza en sí mismos que Mulryne, que venía de la parte oeste de Belfast. Incluso llegó a plantearse volver a casa. Aun así, poco a poco fue desarrollando un sentimiento de pertenencia al United que acabó permitiéndole debutar con el primer equipo en octubre de 1997. Antes de participar en aquella victoria contra el Ipswich Town en la Copa de la Liga, Philip había sido clave en el equipo que conquistó la FA Cup juvenil dos años antes.

Más tarde, en el curso 1998-1999, llegó su gran momento en Manchester. Tuvo lugar en el primer partido de pretemporada, meses antes de que el United ganase el triplete (Liga, Copa y Champions). David Beckham no jugó contra el Birmingham City. Era conveniente apartarle un poco de los focos tras su polémica expulsión ante Argentina en el Mundial de Francia. Mulryne fue titular en aquel partido y no desaprovechó su oportunidad: tres goles, a pesar de caer por 4-3.